Ir al contenido principal

'EMPINAN' MANDOS MEDIOS A SU GENERAL

    Por Lic. René Zuloaga Córdoba

¿Cómo es posible que aún se permitan gente indeseable en la corporación que, en vez de ayudar o hacer un bien a la policía de Hermosillo, meta terror a los elementos con boletas de arresto, bajándolos de las patrullas por encerrarles a un familiar a los compadres, o amigos, o allegados de ellos y muchas cosas más?! Estamos hablando de los Comandantes cachirules Carlos López Páez, Alonso Alberto Durón Montaño, Jaime Piri Alcaráz, Juán Oscar Álvarez. 

Bueno, la cosa es que el día 25 de abril del 2016, tres policías de la zona norte fueron corridos de la corporación por golpear a una persona (un cholo) por tratar de matar a su mamá; los policías, al llevarlo a la comandancia, lo golpearon con un palo con la intención de que 'agarrara la onda', pero sí estuvieron  mal en su actuar, aunque parezca que sí se lo merecía. 

Pero al igual es una persona y no debieron conducirse así. Ahora, el día 26 de marzo del año en curso  en la colonia Las Lomas, tres elementos cuyos nombres son: Carlos López Páez, supervisor de la policía municipal de Hermosillo; Jaime Piri Alcaráz, responsable de zona Nuevo Hermosillo; Romero Cota Marco Antonio, chofer de López Páez,  y abordó de una pick up ram de color blanca sin numero económico, abordaron a una persona (hombre) para una revisión personal, pero al ver la actitud tan déspota y tan arbitraria  de los policías, se animó a cuestionarles por el motivo de la inspección, sin embargo -inmediatamente y sin contestación alguna-  lo agarran y lo tiran al suelo. 

Lo empiezan a golpear entre los tres policías. El joven trata de levantarse y los policías continúan empujándolo y en varias ocasiones lo tiran al piso golpeándolo en diferentes partes del cuerpo, así mismo el supervisor general López Páez, le indica al responsable de zona, Jaime Piri, que se lo lleve a la comandancia, pero ellos mismos lo suben a la unidad ram blanca sin logo tipos y lo llevan al estacionamiento del centro comercial El Patio, el antes Sendero, y de ahí lo transbordan a otra patrulla sin que ningún oficial le informara sobre el motivo o causas de la detención de esa persona. Lo llevan a la comandancia centro ante el juez calificador, pero al no tener pruebas para detenerlo el juez lo deja libre.

Ahora viene lo bueno. 
No reportar el contacto de un vehículo persona al radio es una amonestación o arresto en la ley 161 de seguridad; levantar a una persona sin causa justificada es privación de la libertad y no alcanza fianza, según el código penal; golpear o torturar a una persona, es retirar del cargo al servidor público de inmediato, incluso para cualquier director o comisario,  cosa que no hizo el Comisario Jefe Cornelio Jiménez, ni el General Gilberto Landeros

La sorpresa es que ellos sí tuvieron conocimiento del hecho, pues la persona  golpeada puso una queja ante Asuntos Internos y no le dieron seguimiento, aunque el denunciante haya otorgado fotos, vídeos, bitácoras, roll de servicios y audios de las unidades de ese día y horas, pero en ningún momento reportaron el contacto con esa persona. El director de asuntos internos el Lic. Oswaldo Pacheco Camacho no le dio seguimiento a la denuncia, ya que el Cmte. López Páez es muy amigo de él y del Lic. Sarabia, Director del agua de Hermosillo y ex secretario del ayuntamiento, por lo que llevan una muy buena relación personal y monetaria. 

Las andanzas terroríficas del Cmte. López Páez van desde el allanamiento de un domicilio en el año 2015, tortura de un joven de 19 años en la colonia El Apache y quedó impune; en el año 2011, López Páez fue denunciado directamente por atropellar a una persona con una patrulla y lo dejó inmovilizado, denuncia que aún hasta el año en curso sigue activa en el juzgado segundo penal con folio de averiguación previa 284/2011 por lesiones de más de 15 días en sanar y que ponen en riesgo la vida. 

Otro folio de denuncia es su contra es la 471/2011. Además, en el año 2017 se introdujo a un domicilio en la colonia Los Pueblitos y le disparó en tres ocasiones a un perro de la raza pitbull y lo mató, cosa que también quedó impune. También sabemos que López Páez se declaró en quiebra para no pagar una cantidad de indemnización al lesionado que atropelló y también se sabe que tiene una mansión saliendo de la colonia Palo Verde, Boulevard Lázaro Cárdenas y carretera 26, como a un kilómetro al sur de ese entronque. Señal de que gana muy bien y eso se llama enriquecimiento ilícito. 

Al igual que López Páez, Alonso Durón, Jefe del Departamento de Tránsito que, al llevar apenas un año y medio en el cargo, se compró una casa en Compostela Residencial y carro nuevo a la puerta. Eso con la cantidad de dinero que le llega de sus compadres encargados de las comandancias y los elementos en motocicletas que se la llevan cobrando a los traileros y trailers con cama baja que muchos de nosotros hemos visto en 'horaspico' por la ciudad. Se sabe que existe un Reglamento de Tránsito que indica que no deben andar en 'horaspico' y mucho menos por el centro de la ciudad. 

Además de lo anterior, tienen acaparados a los taxis piratas y personal. Juán Oscar Álvarez, señor y amo del cuarto pasajero, el que anduvo huyendo, también estuvo encerrado por lo mismo en este año, pues el 29 de enero de 2020, tuvo un atentado en la que casi pierde la vida sobre el Boulevard Morelos y Portillo. Al pedir apoyo y dar alcance a sus agresores en la colonia Insurgentes, pero los ejecutaron ya sometidos. Los hincaron y dispararon a bocajarro. 

Juan Oscar Álvarez y López Páez tienen historias dentro de la corporación, y lo malo que uno está de Supervisor General, el otro de Jefe de la Policía Preventiva y uno más de Jefe de Tránsito que tienen a la mayoría de sus allegados de jefes en otras áreas en ésta administración. Desde que entró, van 6 policías ejecutados y otro dados de baja por diferentes motivos administrativos. Los que realmente debería de estar fuera de la policía están de jefe de esa policía. 

A lo mejor el General Landeros o la loca de la alcaldesa saldrán a decir que no hay pruebas, que son puros mitotes, etc, etc, etc. Esperen en las redes sociales los vídeos y fotos de todo de lo que aquí en este escrito se ha comentado. Son pruebas señora alcaldesa, señores Comisarios. Esperen las pruebas, porque ésto es consecuencia de no querer investigar los abusos de autoridad policíaca que se suscitan a sus espaldas. Porque pruebas hay, pero las ignoran, por lo tanto, las pruebas las tendrán, pero ahora en redes sociales para que la sociedad exija mejores funcionarios públicos.

Comentarios